fbpx
ball ball shaped blur color

Árboles de Luz

“Desde el silencio aparecemos y prontamente comenzamos a surgir una vez más para que nuestras palabras broten a través de este canal, en los espacios y los momentos de los tiempos que están cambiando, es que ahora nos encontramos en una nueva etapa, en un nuevo formato. Aquello que antes parecía siempre estar completamente estable, ahora ya no lo está. Y entonces los tiempos y los movimientos que han sido propiciados por los rayos solares, como ya antes hemos dicho, ahora están en el momento más álgido de aquella transformación. En algunos instantes algunas profesías han hablado de que aquellos rayos solares llegarían en cierto momento o cierto estado, han intentado medir los ciclos de aquellos rayos y aquellos movimientos, y sin embargo, los ciclos de los rayos solares de algún modo se han bifurcado y han hecho una vuelta más larga de lo que se esperaba que hicieran para que aquellos cambios pudieran finalmente tener cierta certeza dentro del planeta.

Cuenta la historia que aquellos rayos siempre venían enviados por los dioses desde el más allá, para poder caer y surcar desde los cielos hasta la tierra y ser plantados como semillas de las nuevas espiritualidades. En cada instante que el Dios se permitía generar un rayo que impulsará desde el sol la caída hasta la tierra donde finalmente la abre para sembrarse, poco a poco, todas esas raíces de luz comenzaban a bifurcarse y expandirse a través de la Tierra en distintos lugares y en distintos momentos.

Así, las raíces se expandían y expandían, y prontamente un gran árbol de luz lograba crecer en el lugar donde había tocado el primer rayo. Entonces, así como las raíces se hacían más firmes en la tierra, el árbol también lograba crecer y crecer cada vez más. Y así como crecía, el árbol de luz también comenzaba a entregar frutos de luz. En un principio, el árbol siempre era muy pequeño y entonces nadie podía darse cuenta de que ese árbol tenía aquella luminosidad. Y sin embargo, a medida de que el árbol iba creciendo y entregando más sombra, entonces, podía comenzar a mostrar sus frutos a las personas que se acercaban; algunos de ellos los tomaban y comían de él, encontrando sabiduría rápidamente. Algunos de ellos simplemente la mantenían para ellos mismos, mientras tanto habían otros que tomaban aquel fruto y así como comían se preocupaban de guardar las semillas de aquel fruto para llevarlas y repartirlas, no solamente entregando la rica comida y alimento que podía darse desde ese árbol, sino que además entregando las semillas para que cada persona lograse plantar ese árbol en su propia tierra. Y así comenzaba la luz a repartirse de un lado a otro de manera constante y ferviente. Y más árboles de luz podían ser creados, abiertos, expandidos y compartidos con otros.

Sin embargo, a medida de que eso ocurría, también sucedía que los primeros árboles muchas veces dejaban de regarse, y entonces los siguientes árboles, ya distribuidos en distintas partes, comenzaban a tener mayor preponderancia, mayor firmeza, y los árboles de luz continuaban reproduciéndose unos a otros; mas, cuando la luz solar dejaba de estar allí, prontamente también estos árboles de luz comenzaban lentamente a marchitarse y entonces los seres humanos dejaron de querer comer de aquellas frutas, dejaron de compartir las semillas, algunos simplemente por codicia, las guardaban y no las plantaban, y aún están allí todavía guardadas dentro de sus hogares. Otros simplemente lo que hicieron fue talar los árboles para intentar general casas de luz, creyendo que al generar las casas, podrían reemplazar los árboles y mantenerlos de forma eterna sin tener que estarle dando luz, sin tener que estarle dando agua para que los árboles se mantuviesen y entonces aquellas casas de luz se transformaron en sucedáneos de los árboles de luz. Aquellos sucedáneos funcionaron por algún tiempo mas prontamente los seres humanos más despiertos se dieron cuenta de que esas casas no era lo mismo que los árboles y entonces comenzaron a peregrinar buscando árboles de luz en distintas partes del planeta, distintas partes de los terrenos, mas ya no los podían encontrar. Los árboles, habían sido todos consumidos completamente o sino fielmente transformados en aquellas casas de luz que ahora perdían cada vez más su credibilidad.

Entonces llegó el momento en que la divinidad se dio cuenta de esto y decidió otra vez volver a enviar rayos de luz a la Tierra, para que como semillas, pudiesen plantarse en distintos terrenos. Aquellas semillas prontamente ya han comenzado a crecer en distintos lugares. Sin embargo, aún, hay seres humanos que siguen buscando los árboles de luz antiguos, algunos siguen buscando las casas de los antiguos y otras están buscando semillas que no pertenecen ni al tiempo ni al espacio en el que ahora los nuevos árboles se están formando”.

Brahman


Please Install Theme Required & Recommended PLugins.