fbpx

La Vida Eterna (Miami 2 Mayo 2019)

Y así volvemos a este espacio para poder seguir inaugurando aquello que ha comenzado hace unas horas, para hacer la continuación de la vida, para que siga el movimiento, para que aquello que nunca ha nacido pueda manifestarse y para que aquello que nunca va a morir pueda también ser sentido por ustedes en este instante.

A medida que la semilla comienza a abrirse en el corazón, la transformación es inevitable, pues aquello que antes era un cascarón duro, ahora comienza lentamente a abrirse y a romperse, siempre desde adentro para poder realizar lo irrealizable. La transformación completa de algo que parece inerte para el ojo que no lo entiende, en algo que ahora tiene vida y que no solamente tiene vida, sino que será capaz a medida que crezca, de entregar más y más vida.

Los frutos toman su tiempo en surgir y sin embargo para quien espera pacientemente alejado de estar mirando cuando el árbol está dando los frutos aquellos pueden surgir y manifestarse, del mismo modo que si esperas el instante preciso en que la flor se abre para observarla, quizás puedes estar esperando toda la vida y sentirás como el tiempo que eso ocurre será muy largo, y que el progreso y la proyección de lo que logras sería muy pequeña.

Si te sientas a solamente observar cómo es que el botón de la flor está a punto de abrirse, el tiempo en que se abre y la maravilla que sucede para la mente, que no comprende la hermosura de esa apertura, será algo ínfimo y dirá: ¿para eso es que he esperado todo este tiempo? Simplemente para esa apertura y sin embargo, para quien entiende el proceso, para quien entiende lo que está sucediendo, y la maravilla de la vida que se genera cuando la flor brota y abre, aquella apertura es lo más maravilloso y hermoso de todo lo que pueda suceder. Pues no solamente la flor regala sus colores y sus olores, sino que además comienza a regalar una vez más la posibilidad de la vida en el ciclo que está ocurriendo.

Un ciclo que es siempre constante, la vida se recicla una y otra vez y nunca puede dejar de reciclarse, necesita sin embargo de que ese reciclado sea entregado de vida en vida todo el tiempo, es decir, la vida se entrega a si misma para seguir surgiendo. Si la miras bien entonces, la vida siempre es eterna como vida, aunque tu existencia en este momento del tiempo pueda estar limitada por tu cuerpo, la vida en si de lo que está sucediendo nunca lo ha estado.

Entonces si pudieses dejar de identificarte con el cuerpo que eres, te podrías dar cuenta de que eres esa vida eterna en todo instante y nunca has dejado de serlo, pues nunca podrías dejar de ser aquella vida.

Puedes jugar a que no eres, puedes creer que no eres, mas constantemente estarás siempre en esa vida aunque no lo quieras y aunque no lo busques. La vida entonces siempre es eterna, el opuesto del nacimiento es la muerte, y lo opuesto de la muerte es el nacimiento, no es la vida, son las otras partes las que marcan la transición, el nacer y el morir la vida siempre seguirá allí y siempre seguirá eternamente manifestándose.

La pregunta que a nosotros nos gusta hacerles es ¿pueden ustedes sentir lo que la vida manifiesta a través de ustedes en este instante? ¿Pueden sentir lo que la vida está queriendo mostrar y regalar para los otros que son la vida en este instante? ¿Qué es lo que puedes tu entregar a través tuyo de la vida aquí y ahora?

Si reflexionan en aquella pregunta, simplemente por algunos minutos, podrán darse cuenta que muchas ideas vendrán a la cabeza, mas ninguna de aquellas ideas será una idea realmente de la vida que venga en un principio. Todas serán ideas que tú tienes respecto a la vida, mas no la vida. La diferencia está en que la vida cuando se manifiesta, simplemente lo hace, no piensa en cómo está sucediendo, simplemente se está viviendo y se está moviendo; a la vida no le importan los relojes, no le importan los contratos, no le importan las reglas; la vida simplemente sigue en funcionamiento de manera constante todo el tiempo, haciendo nada más que un reciclaje de la vida anterior, la vida es eterna en el momento presente, la vida es eterna siempre.

Aquello que necesita moverse se ha movido y los puntos que necesitan ser tocados se han tocado. El tiempo donde nosotros estamos no se mueve de la misma manera que donde ustedes se encuentran, y por lo tanto, aquello que ha sido observado podría no verse aún, aquello que ha sido sentido y aquello que ha sido mirado, en el tiempo en donde nosotros estamos se anclará en distintos momentos en aquellos que han escuchado las respuestas en distintas formas y en distintos lugares.

Simplemente permitan que aquello que tiene que manifestarse se manifieste y que aquello que tenga que expandirse se expanda, que el cuestionamiento intrínseco de lo que son los lleve siempre hacia la integración más que hacia la separación.

Honramos esta conversación y el camino que están siguiendo. Por ahora simplemente nos despediremos.


Please Install Theme Required & Recommended PLugins.